Decenas de armas de fuego de diferentes calibres y centenares de municiones, incluso de la invasión de Estados Unidos a Panamá en 1989, fueron entregadas el jueves a las autoridades a cambio de bonos de alimentos y medicinas en una localidad al oeste de la capital agobiada por la criminalidad.