JOSÉ CORTÉS OVALLE

El ingenio de los estafadores pareciera que va más allá de lo que usted se imagina, ya no son solo los ciudadanos comunes que reciben llamadas de haber ganado premios y dinero en efectivo, ahora el blanco son los funcionarios públicos.