El cepo, un instrumento de tortura centenario y común en la actualidad en algunas etnias indígenas, consiste en un tronco de madera que se usa para inmovilizar pies y manos. Foto/TR

Odalis Núñez

A juicio de la primera vicepresidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Esmeralda Arosemena de Troitiño la "cultura no puede ser un argumento para violar los derechos humanos", explicando de una manera general que todas las personas, instancias, autoridades e instituciones en “ningún país y por ninguna situación” pueden violar la integridad física, la dignidad humana y la vida que es un derecho que hay que respetar.

Esto, luego que varios líderes indígenas fueran sometidos al castigo del cepo por miembros de la comarca Ngäbe Buglé.

Publicidad

Arosemena de Troitiño, quien fue exmagistrada, sin profundizar en el tema explicó que es un asunto que impacta a la ciudadanía del cual “hay que tomar cartas en el asunto y acciones".

Reiteró en RPC Radio, que nadie está excluido de la responsabilidad de respetar a los derechos de todas las personas, culturas y fórmulas de todo el mundo, lo cual ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la CIDH y la Corte Interamericana.

La exmagistrada indicó que la Defensoría del Pueblo es una instancia determinante para la defensa de los derechos humanos a nivel nacional.

El cepo, un instrumento de tortura muy común en algunas etnias indígenas, consiste en un tronco de madera que se usa para inmovilizar pies y manos.

Ante estos hechos que se hicieron públicos a través de videos en redes sociales en el que se ve al funcionario Rogelio Moreno, inmovilizado y rodeado de dirigentes de la Comarca; el Ministerio Público informó que lleva a cabo una investigación en la comarca Ngäbe Buglé por el delito de privación de libertad y castigo con cepo.

Asimismo, fueron llevados al cepo el presidente del Congreso Tradicional de la comarca Ngäbe Buglé, Demecio Cases, el alcalde de Nole Duima, Jeremías Atencio y un sujeto que se encontraba acompañando al alcalde en las negociaciones.

Publicidad