Idilio Méndez, un estudiante con discapacidad lucha por alcanzar sus sueños, pese a no contar con una de sus piernas. Es un ejemplo de superación y le hace un llamado a todos los niños en el primer día de clases.