Astrid Carreño

Rodrigo Espinoza, quien se dedicaba a la distribución y venta de éxtasis en la provincia de Chiriquí, fue condenado a 8 años de prisión mediante acuerdo de pena.