Odalis Núñez

Familiares y pacientes del Comité por el Derecho a la Salud y la Vida (Cofadesavi), participaron este jueves de una misa al cumplirse 13 años desde que se dio a conocer a la luz pública el envenenamiento masivo por el consumo del jarabe dietilenglicol.

Los afectados por el dietilenglicol pidieron a las autoridades panameñas, entre ellas al presidente de la República, Laurentino Cortizo y las ministra de Salud (Minsa), Rosario Turner que se acelere las certificaciones y que no se excluya a ninguna víctima de ese jarabe tóxico, ya que hoy día, solo una parte está certificada como paciente, pero hay un número de personas que se están falleciendo sin ser considerada.

Publicidad

El oficio religioso se desarrolló en la Basílica Menor Don Bosco, para recordar esta tragedia que hasta la fecha ha dejado cientos de víctimas.

En pasadas declaraciones, familiares y víctimas del jarabe han planteado que los panameños que han sobrevivido han quedado con grandes secuelas en el sistema nervioso central, periférico, autónomo, sistema renal y gastrointestinal, y con múltiples afecciones dermatológicas, sin recibir respuesta a sus peticiones.

Cabe señalar que por este hecho han sido presentadas un gran número de demandas contra el Estado ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Publicidad