Panamá Nacionales -  30 de enero 2020 - 09:05hs

Reclusos panameños sembrarán sandías, papayas y piña como parte de su resocialización

Teiga Castrellón
Por Teiga Castrellón

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, adelantó que este verano del 2020 y como parte de su programa de resocialización, denominado "La Granja, los reclusos, incluidos en los proyectos Extramuros, serán instruidos para la siembra y cosecha de frutas como la sandía, piña y papaya.

Romero manifestó que actualmente se cuenta con una fuerza laboral de 800 reclusos y este nuevo programa será llevado al complejo penal de La Joya y La Joyita.

El ministro explicó que el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) les apoyará donándoles las semillas y educando a los reclusos, para que hagan de esta tarea una experiencia laboral cuando salgan del penal.

Además de buscar la resocialización de los reclusos con estos programas se busca con estos alimentos abastecer a los penales, que ellos cultiven sus alimentos y lo que quede de excedente será donado a fundaciones.

"Se nota el cambio con los privados de libertad al realizar actividades. Hasta el momento participan 800 privados que se mantienen en evaluación, esperamos llegar a 2,000 privados", agregó Romero. Este año se buscará incluir a la parte femenina y se les brindará cursos de costura para que fabriquen sábanas que serán donadas a los hospitales, entre otras actividades.

Romero mencionó que existen otros programas como los cortafuegos, que son aquellos privados a los que se les enviará a limpiar herbazales en parques, y se tiene previsto crear parques con materiales reciclables.

Este año se espera hacer un inversión de B/. 20 millones en los penales para mejorarlos en sus instalaciones en la colocación de cámaras de seguridad, cercas, rehabilitación y construcción de pabellones, y la instalación de bloqueadores de señales de celulares, que no afectarán a los sectores aledaños.

El ministro informó que actualmente hay una población de 2 mil privados hacinados y ante esto buscarán hacer una reubicación según su peligrosidad y los avances obtenidos por estos en sus resocializaciones.

FUENTE: Teiga Castrellón