La doctora también recalcó que no hay evidencia médica en los beneficios de la hidroxicloroquina.

Teiga Castrellón

La doctora panameña Marta Illueca reside actualmente en los Estados Unidos y tras su labor en la compañía farmacéutica Astrazeneca, una de las tres empresas que tiene en la fase 3 la vacuna contra el COVID-19, considera que este medicamento podría ser accesible para su distribuición general en la segunda mitad del 2021.

"Estamos bastante avanzados en alcanzar el desarrollo de una vacuna, lo que sucede es que estamos entrando en los pasos más lentos y más importantes de ese desarrollo...La fase tres a diferencia de la fase 1 y 2, conlleva un número de voluntarios que es astronómico... Yo creo que estamos cerca, antes del primer trimestre del 2021, quizás sería más razonable la mitad del otro año para hablar ya de la distribuición general de la vacuna", indicó Illueca a Telemetro Reporta.

Publicidad

Sobre esta fase Illueca explicó que se requiere de unos 30 mil voluntarios de diferentes grupos étnicos, edades y con comorbilidades, para medir los efectos secundarios de la vacunas, ya que aseguró que todas las vacunas tienen efectos en las personas. Ante esto la doctora señaló que espera que se consigan los pacientes y de aquí a septiembre u octubre se complete la fase, para luego ir al examen minucioso de los entes científicos reguladores para que le den el visto bueno al producto y detalló que esta fase es lenta también.

Panamá cumple con las estrategias para obtener la vacuna

La gastroenteróloga explicó que para que un país como Panamá obtenga la vacuna se deben cumplir con tres estrategias y esta indicó que tiene el conocimiento de que en el país ya se están abordando.

La primera es que Panamá sea parte de un programa de la Organización Mundial de la Salud, el cual es un programa bien armado y es el acelerador para las herramientas del COVID-19. Tiene cuatro pilares, hay diagnóstico, tratamiento, vacunas y comunicaciones.

"El aspecto vacuna conlleva la participación de muchos países subdesarrollados y tengo entendido que Panamá es parte de esa estrategia, entonces ya con eso sabemos ya que habrán algunas vacunas que serán probadas en Panamá con su debido protocolo y que va a haber acceso de una u otra forma", destacó Illueca.

La segunda estrategia según la doctora es la conformación del consorcio para el estudio de las vacunas en Panamá, compuesto por investigadores independientes y sin fines de lucro los que darán el visto bueno a la negociación con la compañía. Esto tiene un componente ético, ya que si vamos a ofrecer nuestros voluntarios la compañía tiene después que cumplir con ofrecer al país vacunas

Y la tercera es que está la Ley 01 del año 2001, en la que se reglamenta la aprobación de productos farmacéucticos y de vacunas; y el Ministerio de Salud tiene su Departamento general de salud, su Comité de Bioética y está la Autoridad Regulatoria de Medicamentos, esa es otra estrategia en que ya las institucones pueden revisar los estudios y las datas de que algún país quiera venir a traer su vacuna a Panamá, según explicó Illueca.

No hay evidencias científicas sobre beneficios de la Hidroxicloroquina

La doctora fue enfática al señalar que en la medicina basada en la evidencia no hay pruebas de que la hidroxicloroquina sea beneficiosa para tratar el COVID-19.

"Repito no tenemos pruebas ni estudios de buena calidad que evidencien que la hidroxicloroquina sea beneficiosa, Hay estudios de la experiencia de los doctores, se llaman estudios observacionales, no tienen un control mano a mano porque hay unos que dicen 'ah bueno lo que pasó aquí es mejor que lo que pasó allá', pero eso no es la forma de hacer un estudio, los estudios hay que hacerlos con un manual", recalcó Illueca.

La doctora le pidió a los doctores que están aplicando este tratamiento que se lean las fichas técnicas del medicamento, ya que este tiene contraindicaciones que señalan quen el químico a futuro puede provocar daños a la vista y desórdenes en el ritmo cardiaco peligrosos.

Illueca recomendó a los panameños que para tener un sistema inmunológico fuerte deben tener una alimentación balanceada, comer frutas, dormir bien y evitar el estrés.

Publicidad