Personas llegaban en vehículos oficiales.

RI

Molestos por el ruido y la cantidad de personas que llegaban a una casa vecina, residentes del proyecto Dorado Lakes, denunciaron a las autoridades que se estaba llevando a cabo una fiesta, pese a las restricciones establecidas por el Ministerio de Salud de Panamá por la pandemia de COVID-19.

En la tarde circularon fotos y videos donde se ve llegar vehículos oficiales, con personas hasta en los maleteros. Algunos de los invitados se encontraban sin mascarillas.

Publicidad

Testigos aseguran que en esta fiesta estaba presente un funcionario de la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario.

Pasada las 7:00 p.m. llegaron unidades de la Policía Nacional, y quienes se encontraban afuera ingresaron a la residencia y se negaban a atender a las unidades policiales, por lo que estas se mantuvieron en la vía esperando la llegada del juez de paz.

Durante la espera, quienes estaban presentes escucharon ruidos en el interior de la residencia como de globos explotándose.

El abogado Carlos Carrillo V. llegó al lugar y se identificó como Director del Departamento de Cumplimiento e Instrucciones de la Alcaldía de Panamá. Explicó que se le dio una citación a la dueña de la casa, y que todas las personas presentes fueron "verificadas", éstas fueron trasladas en dos buses de la Policía.

"Estoy aquí por un llamado de auxilio de la comisionada, para nosotros venir a tratar de controlar una situación que se estaba saliendo de las manos. Hemos hecho las advertencias de los decretos municipales que se estaban incumpliendo, las personas fueron muy cooperadoras", expresó Carrillo.

Entrada la noche, vecinos sonaron pailas frente a la residencia al tiempo que gritaban "que salgan los que abusan de los bienes del Estado", "queremos ver esa multa", y se mantuvieron en el lugar hasta después de la diligencia.

Publicidad