Raquel Bellini

Después de recibir el diagnóstico de cáncer muchas mujeres se vuelven inseguras y con dudas acerca de cómo convivir con la enfermedad y los efectos secundarios de la quimioterapia.

El tratamiento es agresivo y muchas de ellas sufren la pérdida de cabello y hasta de las cejas.

Publicidad

Lo peor es que además de tener que enfrentar el problema de salud, la mujer aún tiene que conseguir enfrentarse al espejo. Todo el mundo sabe que las cejas son partes importante del rostro, pues son capaces de cambiar la expresividad del rostro, haciendo que las mujeres luzcan mucho más atractivas y estilizadas.

Para continuar sintiéndose bonitas aún después de la quimioterapia, existen muchos trucos de belleza, pero en mi opinión, el mejor de ellos es la micropigmentación.

Publicidad

Ese tratamiento de belleza es realizado por medio de una maquina que rellena los pequeños huequitos que tenemos en la ceja o en los espacios que quedan después de la quimio.

Lo interesante es que esa máquina hace una simulación casi perfecta del dibujo de cada pelo que falta, todo de forma muy natural. Difícilmente alguien percibirá que su ceja tan bonita, fue lograda por medio de esa técnica.

Si ese es su caso, pero tiene miedo del resultado, no se preocupe. Antes de empezar la aplicación, los profesionales le dibujan con lápiz el diseño, así puede decidir si le agrada o no. Los colores también son adaptados para que parezcan lo más real y natural posible.

Así que si sufres de esa enfermedad, ya sabes que eso no es motivo para no cuidar de la belleza.

Vea a continuación un video que ilustra como es hecha la aplicación de esa tecnica:

Publicidad

Publicidad