AFP

La liga de fútbol más inusual de Nueva York juega cada sábado en el Bronx. Sus integrantes son menores que llegaron solos desde Centroamérica tras un arriesgado viaje, sin papeles ni dinero y con una sola meta: huir de la violencia y la pobreza.