AFP

Alcanzaron la fama en 2015, con un retrato de Vladimir Putin hecho con cartuchos de bala recolectados en la región separatista del este de Ucrania. Hoy, estos dos artistas ucranianos vuelven al ataque con un inmenso retrato de Donald Trump hecho de monedas y fichas de póker.