ESTADOS UNIDOS Oscar - 

Lupita Nyong'o triunfa en la alfombra roja

La actriz de '12 años de esclavitud' no solo fue una de las grandes protagonistas en la gala de los premios Óscar por su previsible victoria en la categoría de mejor actriz de reparto, sino también por el aclamado vestido azul celeste de Prada con el que se presentó en la alfombra roja.Demostrando con su acertada elección que podía superar incluso sus puestas en escena de ceremonias anteriores -Lupita Nyong'o había recibido todo tipo de halagos por sus atuendos en los Bafta y en los Globos de Oro-, la intérprete keniata provocó una avalancha de comentarios en la red social Twitter que, además de calificarla de "princesa", no dudaron en bautizar el color de su vestido con el apelativo de "El azul de Nairobi"."El azul de mi vestido me recuerda de alguna forma a Nairobi, así que de esta manera puedo traerme a la gala un pedacito de mi casa y celebrar la noche con mis seres queridos", comentaba Lupita durante su paso por la alfombra roja.Pero la chica de moda en la industria de Hollywood no fue la única que dejó impresionados a los espectadores a su llegada a la gran noche del cine estadounidense, ya que Cate Blanchett brilló con luz propia gracias a las "pesadas joyas" de Chopard con las que engalanó su sofisticado vestido de Armani."La verdad es que son bastante pesadas estas joyas, pero me encantan. Estoy muy contenta con el resultado de tantas horas de preparación", aseguraba la actriz australiana mientras se daba un baño de multitudes.Por su parte, la carismática Jennifer Lawrence protagonizó el gran traspié de la jornada al perder el equilibrio y tambalearse a los pocos minutos de llegar al teatro Dolby, una anécdota que de alguna forma eclipsó el ajustado y atrevido vestido de Christian Dior que se enfundó para la ceremonia, así como un precioso collar valorado en más de 2 millones de dólares.Pese a que en general todas las nominadas se llevaron críticas favorables por sus elecciones estéticas, no todos los expertos en moda acabaron satisfechos tras un evento "bastante convencional" en el que las estrellas decidieron "no arriesgar demasiado" a la hora de lucir sus encantos en público."Todo el mundo se ha vestido siguiendo el patrón marcado por Audrey Hepburn, correcto pero bastante convencional. Nadie ha querido destacarse y optar por la originalidad en sus vestidos. Me parece que en estos últimos años, las actrices solo se preocupan por estar guapas y radiantes en la ceremonia de los Óscar. Ninguna tiene intención ya de impactar al público como en décadas anteriores. Nadie quiere arriesgar demasiado", explicaba Hal Rubestein, editor de la revista InStyle, tras el paso de las famosas por la alfombra roja.