EFE

La 87 edición de los Óscar echó a rodar simbólicamente con la colocación de la famosa alfombra roja, un venerado manto que ni es realmente alfombra, ni es propiamente rojo, y que disfraza el bullicioso bulevar de Hollywood para que sea un decorado de película, al menos por un día.