Los niños de la Rocinha, la mayor favela de Río de Janeiro y cuya pobreza los obliga a pasar las vacaciones de verano en casa, tienen un aliciente: una escuela de surf en la que, además, aprenden inglés, música y a ser mejores ciudadanos.