ATLETISMO Otros deportes -  23 de agosto 2015 - 15:05hs

Latinoamérica sigue sin medallas a la espera de Ibargüen

El atletismo latinoamericano vivió este domingo una nueva jornada sin medallas en el Mundial de Pekín, donde no ha logrado situar a ninguno de sus representantes en los podios en dos días de competición, pero espera conseguirlo el lunes con Caterine Ibargüen en el triple salto.

La estrella colombiana, que defenderá el oro conquistado hace dos años en Moscú-2013, parte como favorita a un nuevo título y todo hace pensar que el medallero latinoamericano se estrenará en el tercer día de Mundial.

Este domingo, las principales esperanzas de la región estaban en los 20 kilómetros marcha y su nutrida representación, pero los mejores resultados allí fueron los del brasileño Caio Bonfim, sexto (1h20:44), y el colombiano Eider Arévalo, séptimo (1h21:13). El ganador fue un español, Miguel Ángel López (1h19:14).

El ecuatoriano Andrés Chocho llegó a soñar con una medalla y con emular a su ídolo Jefferson Pérez, pero fue descalificado a falta de cuatro kilómetros, cuando estaba entre los primeros y luchaba por uno de los metales.

"Llevaba una amonestación y las dos finales vinieron en menos de 500 metros, incluso hubo gente que gritó que tenía una, que no podía ser. Me sorprendió mucho. No estoy nada conforme con la descalificación", admitió tras la prueba.

En las finales de la tarde había dos presencias latinoamericanas, la del argentino Germán Lauro en el lanzamiento de bala y la del cubano Roberto Janet en la de martillo. Ambos tuvieron unos mejores lanzamientos discretos, de 19,70 y 72,50 metros.

Lauro quedó noveno, sin poder igualar su séptimo lugar del Mundial de Moscú-2013, y Janet acabó duodécimo y último.

El heptatlón también se cerró este domingo y allí la cubana Yorgelis Rodríguez apenas fue vigesimoprimera (5.932 puntos) y la brasileña Vanessa Spinola vigesimosexta (5.647 puntos). Ninguno de ellos parecía con grandes expectativas de medalla.

- Adiós a Culson -

La jornada también sirvió para seguir avanzando rondas en otras pruebas y el dato principal fue la inesperada eliminación del puertorriqueño Javier Culson, una de las principales esperanzas de medalla, en la semifinal de 400 metros vallas.

Culson sólo pudo terminar quinto de su serie, con un tiempo de 49.36, que le ubicó únicamente con el decimoctavo mejor crono de la ronda, lejos de poder entrar entre los ocho finalistas.

La última vez que había quedado fuera de una final de una gran cita -Mundial o Juegos Olímpicos- fue en Pekín en los Juegos de 2008, cuando tenía 24 años. Un año antes también se había quedado en semifinales en el Mundial de Osaka-2007.

Su eclosión definitiva se dio en el Mundial de Berlín-2009, donde se colgó la plata, que revalidó dos años más tarde en Daegu-2011.

En los Juegos Olímpicos de Londres-2012 también subió al podio, gracias a un bronce, y en el Mundial de Moscú-2013 llegó a la final, pero allí finalizó sexto.

El que sí cumplió fue otro aspirante al podio, el dominicano Luguelín Santos en la primera ronda de los 400 metros, donde se clasificó a semifinales sin sufrir.

"Estoy mejor ahora que entonces", dijo tras su clasificación, en alusión a su plata olímpica de 2012 y el bronce mundial de 2013.

Este domingo corrió en 44.62, lo que le permitió clasificarse cómodamente, como segundo de su serie, sólo por detrás del granadino Kirani James (44.56). En el global de tiempos de todas las series, Luguelín fue undécimo y el mejor fue el del saudí Yousef Ahmed Masrahi (43.93).

FUENTE: AFP