Raúl López Aranda

Viven la adrenalina, en ocasiones no miden los riesgos, y por esta razón, sus cuerpos deben pagar un alto precio. En casos extremos, tienen que renunciar a lo que más les gusta.