Agencia AP

ROMA (AP). La Gruta Azul de Capri ha sido cerrada al turismo debido a los olores fétidos que reinan en la célebre cueva marina.

La policía descubrió que se arrojaban desechos cloacales a las aguas azules.

Publicidad

Las autoridades sanitarias y ambientales investigaban el origen del hedor y la espuma blanca que aparecieron a mediados de agosto.

La policía detuvo a dos hombres que presuntamente echaban el contenido de algunas cloacas de la isla a las aguas.

La visita en bote de remos al interior de la gruta es una de las principales atracciones turísticas de Capri, una isla pintoresca al sur de la bahía de Nápoles.

Publicidad