Un equipo de investigadores del Instituto de Nanociencia de Aragón de la Universidad de Zaragoza, en colaboración con otras entidades, ha diseñado un depósito de fármacos que se implanta en el organismo, capaz de liberar los medicamentos al recibir una luz láser emitida desde el exterior.