EFE

Con un simple análisis de saliva, los médicos podrán predecir el riesgo de una persona de sufrir un infarto de miocardio a diez años vista.