AFP

Un grupo de 2.000 músicos profesionales argentinos dedica sus días libres a deleitar a pacientes de hospitales con conciertos de música clásica. Son todos voluntarios, intercambian las partituras por correo y se conocen minutos antes de tocar.