Después de la muerte de su esposo, la señora Fazilet y sus dos hijas mantienen una vida modesta en Estambul. El mayor anhelo de Fazilet es convertirse en una mujer rica y para lograrlo usará a sus hijas en el camino hacia el dinero y la fama.