EEUU Tecnología -  12 de marzo 2014 - 13:14hs

El salón tecnológico Cebit busca alternativas a las contraseñas

Varias compañías proponen en el salón tecnológico Cebit de Hanóver (norte de Alemania) alternativas a las contraseñas para identificarse en teléfonos y ordenadores, consideradas como demasiado numerosas, muy complicadas y poco seguras.

"Las contraseñas no funcionan actualmente en la vida real. Su tiempo está contado", profetizó el director de la empresa británica Winfrasoft, Steven Hope. El Reino Unido es el país invitado en esta edición del Cebit, que terminará el viernes.

"Cada persona cuenta con 20, 30 o 60 contraseñas, todas diferentes. Nadie las recuerda", añadió Hope, para quien estas consignas a menudo se piratean.

Asimismo, los usuarios muestran poca imaginación, como en Alemania donde "passwort" y "123456" son las contraseñas más utilizadas, recordó el portavoz del salón, Hartwig von Sass.

Para solucionar el problema, Winfrasoft propone una aplicación con el diseño de un cuadrante de cuatro colores con nueve casillas por color, parecido a un Sudoku.

El usuario registra un dibujo en el cuadrante a partir de seis casillas, que después debe recordar. Por ejemplo, escoge las tres casillas superiores del área roja, dos del centro del área azul y la inferior derecha del área amarilla.

Para desbloquear el teléfono, marca los números que aparecen en la pantalla y que se corresponden con las casillas seleccionadas previamente. La seguridad de este sistema reside en que los números cambian cada minuto.

"No hay ningún medio de que alguien vea qué cifras estás viendo" en el cuadrante y adivinar, por tanto, el dibujo, explicó Hope, para quien miles de millones de combinaciones son posibles.

Mientras que las revelaciones sobre las escuchas de la agencia estadounidense de seguridad NSA pusieron en evidencia más que nunca la seguridad de los datos informáticos, la autentificación biométrica se convierte en un mercado prometedor.

Apple ha equipado ya su última generación de iPhone de un lector con huella digital, para aumentar la seguridad del teléfono inteligente. Sin embargo, un grupo de "hackers" (piratas informáticos) europeos, el Chaos Computer Club con base en Alemania, mostró que este sistema también podía piratearse con una falsa huella de látex.

La compañía japonesa Fujitsu ha puesto en marcha el sistema "PalmSecure" de identificación de la palma de la mano gracias a un pequeño captor. La palma es diferente en cada ser humano.

El reconocimiento facial es la apuesta de la empresa suiza KeyLemon. El ordenador registra con una webcam diferentes puntos del rostro del usuario, que más tarde debe únicamente ubicarse delante de la pantalla para poder ser reconocido y obtener así el acceso.

No obstante, este sistema utilizado ya por unos 3 millones de personas presenta todavía varias limitaciones.

"Tanto el reconocimiento facial como el de las huellas son métodos de seguridad adicionales", más que una alternativa total a las contraseñas, estimó el portavoz de KeyLemon.

Las posibilidades en este campo son aún importantes. Los estudiantes del instituto de ingeniería alemán Hasso Plattner desarrollaron un sistema en el que el usuario es identificado cada vez que toca una pantalla táctil y no únicamente en el momento de abrir la sesión. Su proyecto de identificación permanente Fiberio recibió un premio a la innovación en el Cebit.

maj/oaa/ml/tjc/it