AFP

Mientras las bibliotecas tienden a cerrar a nivel mundial, Finlandia apuesta por ellas e invirtió casi 100 millones de euros en una ultramoderna con robots, impresoras 3D y estudios de música.