AFP

Adiós al efectivo, las tarjetas de crédito o los códigos QR: en China se extiende cada vez más el pago mediante reconocimiento facial.