El gigante tecnológico Twitter anunció el miércoles que dejará de aceptar publicidad política en su plataforma, en respuesta a las crecientes críticas sobre desinformación por parte de los políticos en las redes sociales.