AFP

Disfrazados de esqueletos y haciendo rodar tenebrosas carretas, jóvenes salvadoreños rinden tributo a la muerte con el bullicioso y tradicional desfile de La Calabiuza (calavera) en el día de Todos los Santos en Tonacatepeque, un pueblo rodeado de violentas pandillas, 25 km al norte de San Salvador.