Llegada de turistas a Nepal cae un 80%, el peor dato en más de tres décadas

EFE

El número de visitantes extranjeros en Nepal se desplomó un 80,78 por ciento en 2020, debido al cierre de los aeropuertos y el impacto de la pandemia de coronavirus en el turismo internacional, lo que supone el peor dato al respecto registrado en este país en 34 años.

De acuerdo con las estadísticas del Departamento nepalí de Inmigración publicadas este domingo, solo 230.085 turistas visitaron el país en 2020, muy por debajo del objetivo previsto por las autoridades a principios de ese año, cuando lanzaron la campaña "Visita Nepal", con la expectativa de recibir a 2 millones de extranjeros.

Publicidad

“La cifra de llegadas es mucho peor que la caída registrada durante la insurgencia maoísta (1996-2006) y el terremoto de 2015 juntos”, dijo a Efe el director ejecutivo de la Junta de Turismo de Nepal, Dhananjaya Regmi.

El turismo es fundamental para este país asiático: en 2018, al menos el 8 por ciento del PIB de Nepal provino del gasto de visitantes extranjeros y la industria proporcionó empleos directos e indirectos a 1,05 millones de personas, según un informe del Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

“Ya que la vacuna (contra el coronavirus) ha sido aprobada en muchos países, la situación de los viajes podría cambiar. Esto podría suponer un gran respiro para los países cuyas economías se basan en el turismo”, declaró a Efe el empresario del sector Naresh Bhattarai, quien confía en un repunte para la próxima primavera, entre abril y junio.

La llegada de extranjeros, así como las expediciones al Himalaya, fueron suspendidas el pasado 12 de marzo, un día después de que la Organización Mundial de la Salud declarara el brote de COVID-19 como una pandemia e instara a los países a tomar medidas.

Hasta ahora las autoridades han confirmado 261.438 casos de coronavirus en Nepal, pero solo 5.711 contagios se mantienen activos.

Este país, con 28 millones de habitantes, ha registrado además 1.870 muertes relacionadas con la enfermedad.

Con urgencia por reanimar su economía, el Gobierno reabrió las fronteras a todos los turistas extranjeros el 13 de diciembre, tras casi diez meses de cierre.

La industria turística no había sufrido tanto desde 1996, cuando el entonces Partido Comunista de Nepal-Maoísta (CPN-M) declaró una "guerra popular" contra las "clases dominantes", que incluían a la monarquía y las principales formaciones políticas.

Como resultado, la llegada de turistas se redujo de 491.504 visitantes en 1999 a 275.468 personas en 2002, el momento álgido del conflicto.

La guerra civil, que terminó con un acuerdo de paz entre el Gobierno y los insurgentes maoístas en 2006, dejó más de 17.000 muertos.

Un año después, en 2007, Nepal alcanzó por primera vez el medio millón de visitas.

Luego, tras el terremoto de 2015 que causó la muerte de casi 9.000 persona, las llegadas cayeron un 32 por ciento a 538.970 extranjeros, y el país no volvió a cruzar la codiciada barrera del millón de visitantes hasta 2018, con 1,17 millones de turistas foráneos.

Publicidad