Kaley Cuoco

Showbiz

Aunque el episodio final de 'The Big Bang Theory' no se emitirá hasta el próximo mes de mayo y por el momento la decimosegunda temporada continúa rodándose, el elenco de la popular sitcom ya se ha hecho a la idea de que muy pronto se despedirán de los personajes que llevan interpretando desde hace más de una década y de los sets en que han pasado miles de horas.

Y por supuesto, como suele suceder cuando termina una serie tan longeva, en cuanto se apaguen las cámaras comenzará el saqueo de los decorados y las disputas para decidir quién se lleva qué a casa.

Publicidad

En el caso de Kaley Cuoco, ella ya le tiene echado el ojo a una pintura que a estas alturas se conoce de memoria, pero de la que no se siente capaz de despedirse.

"Hay una obra de arte en el salón. Desde la perspectiva de la audiencia, está a la izquierda: es un cuadro que tiene un robot y un donut gigante. Lleva ahí desde que hicimos el piloto y pienso llevármelo conmigo. Siempre está en mi campo de visión y me he pasado un montón de años mirándolo. Creo que si de repente desapareciera de mi vida y no pudiera verlo nunca más no sabría que hacer, así que tiene que acabar en el salón de mi casa", ha asegurado la actriz en declaraciones al portal Entertainment Tonight.

No deja de resultar comprensible que la intérprete quiera guardar algún recuerdo material de su paso por la serie que la lanzó a la fama cuando aún era una veinteañera y en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Sin embargo, y por mucho que le apene cerrar ese capítulo, no puede evitar emocionarse al pensar en las nuevas oportunidades que podrá abordar ahora que su agenda estará despejada por primera vez en años.

"Quiero pasar tiempo en casa con mi marido, eso me hace mucha ilusión. Y mi productora tiene un montón de proyectos en el horizonte, así que también tengo ganas de abrazar mi faceta como productora y explorar esa posibilidad".

Publicidad