A pesar de las claras restricciones que ha dado el Ministerio de Salud sobre reuniones o fiestas en casa, se siguen dando casos de desobediencia.