EEUU lanza artillería pesada contra la tecnología de China

La guerra comercial entre las mayores economías mundiales tomó una nueva dimensión cuando Estados Unidos lanzó artillería pesada contra el sector de tecnología para neutralizar al grupo chino Huawei; un actor mayor en redes móviles y del 5G en particular

A poco del lanzamiento mundial del 5G, la futura generación de internet movil ultrarápida, el presidente Donald Trump prohibió el miércoles a utilizar en su país equipos de telecomunicaciones de empresas extranjeras consideradas peligrosas; una medida que ostensiblemente apunta a Huawei.

La firma china está desde hace tiempo en la mira de Estados Unidos. Washington sospecha que espía para Pekín y que eso la ha ayudado en su espectacular expansión internacional.

Al menos públicamente, Estados Unidos no ha presentado ninguna prueba de su acusación pero presiona a sus aliados a que prescindan de la infraestructura de la compañía china.

El ministerio estadounidense de Comercio apretó más las clavijas, al colocar a Huawei en una lista de firmas con las que empresas estadounidenses no pueden hacer transacciones sin permiso previo de las autoridades. Entre esas empresas estadounidenses, se cuentan diversas tecnológicas, entre ellas Intel y Qualcom.

La tecnología 5G permitirá navegar en la web hasta 10 veces más rápido que con la 4G. Eso implica que miles de millones de datos fluirán sin escollos lo cual agrava el riesgo de robo de secretos industriales e informaciones personales.

"El mundo no puede privarse de nosotros porque estamos más avanzados" que la competencia, se ufanaba a comienzos de año el fundador de Huawei, Ren Zhengfei.

El gigante chino, que en la carrera tecnológica está a la cabeza y con cómoda ventaja sobre sus competidores europeos como Nord Nokia y Ericsson, también ha buscado consolidar su dominio mediante el masivo registros de patentes tecnológicas.

La decisión de Trump fue la medida más severa tomada por Estados Unidos contra el sector tecnológico chino, el cual se encuentra en plena expansión, especialmente en países emergentes de África, América Latina y Asia.

Ya hace mucho que China ganó la batalla en la industria manufacturera. Con su plan "Fabricado en China" quiere ahora extender el dominio del mañana.

Washington denuncia prácticas desleales de Pekín como el robo de propiedad intelectual y piratería informática.

De momento hay interrogantes sobre las negociaciones comerciales bilaterales. Ambas partes concordaron en seguir las discusiones hacia un acuerdo que cierre su guerra arancelaria que tiene en jaque a los dos países y también a la economía mundial.

Pero la medida contra Huawei no parece contribuir a calmar los ánimos entre las mayores potencias mundiales que desde el año pasado están aplicándose mutuamente aranceles a productos manufacturados por cientos de miles de dólares

"No es de interés para nadie" que el conflicto comercial se traslade a la tecnología, dijo Huawei.

"Eso va a dañar considerablemente a las empresas estadounidenses (...) afectará a decenas de miles de empleos estadounidenses y minará (...) la confianza en la cadena mundial de suministros", añadió la corporación en una nota.

"Huawei es líder incomparable en 5G. Estamos listos y dispuestos a colaborar con el gobierno de Estados Unidos y proponer medidas efectivas para garantizar la seguridad de los productos. Restringir a Huawei de hacer negocios en Estados Unidos, no los hará más seguros o más fuertes; por lo contrario, solo servirá para limitarlos a alternativas inferiores y más costosas, dejándolos rezagados en el despliegue de 5G y, eventualmente, perjudicando los intereses de las empresas y los consumidores de dicho país. Además, esas restricciones no razonables infringirían los derechos de Huawei y plantearían otros problemas legales graves", señaló la empresa.

En esta batalla diplomático-económica, los europeos se han movido en forma dispersa.

Francia tomó distancia del pleito y su presidente, Emmanuel Macron, dijo que una "guerra tecnológica" no es "el mejor medio" para defender la seguridad nacional.

"Francia y Europa son pragmáticas y realistas", dijo. "Queremos desarrollar el empleo, los negocios, la innovación. Creemos en la cooperación y el multilateralismo", declaró Macron en París.

Alemania admitión formalmente la participación de Huawei en la construcción de sus redes pero otros como República Checa lanzaron señales de alerta.

En el Reino Unido el tema generó una crisis política. La primera ministra Theresa May destituyó el 1 de mayo a su ministro de Defensa tras responsabilizarlo por la filtración de informaciones muy delicadas sobre la eventual participación de Huawei en el desarrollo de la infraestructura británica 5G.

En Canadá, otro histórico aliado de Estados Unidos, Huawei esta también en medio de una crisis diplomática desde diciembre, cuando arrestó con pedido de extradición de Washington a una alta ejecutiva de la firma china.

Meng Wanzhou, jefa de finanzas del grupo, está considerada por Washington como sospechosa de haber mentido a numerosos bancos para que Huawei pudiese acceder a Irán eludiendo sanciones estadounidenses.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes