Soon-Yi Previn acusa a Mia Farrow de utilizar el #MeToo para vengarse de Woody Allen

Aunque el caso llevaba casi dos décadas cerrado tras una investigación policial que determinó que no había pruebas suficientes para sostener una acusación de semejante calibre en su contra, el director de cine Woody Allen no pudo evitar que su nombre volviera a salir a la luz en el marco del aluvión de escándalos sexuales que, a finales del año pasado, acabaron con la carrera de algunas de las figuras más poderosas de Hollywood: todo ello con el resurgimiento de aquellos testimonios que, en 1992, ya le vinculaban a la sórdida teoría de que había abusado sexualmente de su hija Dylan cuando esta solo tenía nueve años.

Concretamente, su exmujer Mia Farrow pero especialmente la mencionada Dylan -quien actualmente cuenta con 33 años de edad- se encargaron personalmente de reabrir esas viejas heridas del pasado aprovechando la dinámica de revisionismo histórico propiciada por movimientos como #MeToo y Time's Up, así como por la comprensible indignación ante el silencio que tradicionalmente había imperado en un sector profesional plagado de repulsivas prácticas degradantes y vejatorias contra las mujeres.

Sin embargo, y al igual que ocurriera más de 20 años atrás, Woody Allen no dudó en defenderse con vehemencia de los delitos que le fueron atribuidos al tiempo que alertaba del advenimiento de una "caza de brujas" como consecuencia de los supuestos brotes de fanatismo que, a su juicio, también se integraban en las filas de las citadas campañas feministas. Y ahora, para sorpresa de propios y ajenos, la esposa del cineasta, Soon-Yi Previn, quien por lo general se ha mantenido ajena al debate público y, por tanto, en un discreto segundo plano, acaba de salir a la palestra para defender no solo el honor de Woody, sino para atacar con dureza a la mujer que le adoptó cuando solo era una niña.

"Nunca me interesó la idea de escribirle una carta abierta a Mia, del tipo 'Queridísima mamá', pero lo que ha pasado con Woody es muy injusto y cruel. Mia ha estado utilizando a Dylan y la ha presentado como una víctima para aprovecharse de tirón del movimiento #MeToo. Y en estos momentos tenemos a toda una nueva generación de personas que están escuchando una versión sesgada de la historia que no deberían haber conocido nunca", ha asegurado la intérprete de 47 años, quien contrajo matrimonio con el director en el año 1997, en una sorprendente entrevista para Vulture.Soon-Yi tampoco ha tenido reparo alguno a la hora de adentrarse de lleno en los polémicos inicios de su historia de amor con Woody Allen, los cuales no fueron tan controvertidos por el hecho de que entre ambos existiera una notable diferencia de edad, sino más bien por el surrealista triángulo amoroso que llegó a formarse entre el realizador, su todavía esposa y la hija que esta última había adoptado años atrás.

"Recuerdo cuando [Mia] me llamó por teléfono después de que encontrara las fotos [unas instantáneas tomadas por Woody y en las que ella aparecía completamente desnuda]. Simplemente me dijo: 'Soon-Yi'... Con esa voz tan fría y tétrica que tiene. Sabía que tenía las horas contadas y tenía muy claro, por su tono de voz, de que se había enterado. Cuando llegué a casa, me preguntó por ello y yo, por instinto de supervivencia, lo negué todo. Cuando me respondió 'Tengo fotos', sabía que me había atrapado. Por supuesto, me pegó un bofetón y luego llamó a todo el mundo para contarle su historia", ha rememorado Soon-Yi en la misma entrevista.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes