Castulovich: Se debe romper el cordón umbilical entre la Asamblea y la Corte

Juan Manuel Castulovich de la Concertación Nacional y Jorge Juan de la Guardia de la Cámara De Comercio Industrias y Agricultura De Panamá (CCIAP) se refirieron al proyecto de reformas a la Constitución y detallaron algunas de las propuestas puntuales que debatirá este jueves el Plenario de la Concertación.

De acuerdo Castulovich, se ha ido consensuando posibles reformas, a través de tres talleres. “Ya hemos trabajado en el qué se debe hacer, ahora trabajaremos en el cómo hacerlo”, puntualizó.

Algunas de las propuestas puntuales son en temas judiciales, institucionalidad, entre otros. “Si se hiciera un listado de cuáles son las mayores preocupaciones en cuanto temas constitucionales es el tema de institucionalidad y en primer lugar la administración de justicia... se cuestiona que el presidente de la República tenga un poder absoluto de nombrar magistrados”.

Explicó Castulovich que actualmente hay un juzgamiento recíproco entre la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la Asamblea Nacional (AN), que al final no deja que nadie investiga a nadie. “Si se rompe ese cordón umbilical, ese juzgamiento de ida y vuelta entre Asamblea y Corte... y los juzgamientos de los magistrados de la Corte pasan al Tribunal Constitucional, se crea una relación triangular que rompe ese cordón y hay mayor garantía de que haya juzgamientos con resultados”, acotó.

Detalló también que aprobarse esto, el Ministerio Público (MP) investigaría a los magistrados de la CSJ y el Tribunal Constitucional los juzgaría, mientras que los diputados si serían juzgados por la Corte pero, ya con independencia de funciones.

Se propone también, un proceso de selección que pretende lograr un mecanismo que restringiría la posibilidad que el presidente escoja de manera arbitraria a los magistrados de la CSJ.

La Comisión Calificadora Nacional, conformada por representantes de la judicatura, la academia, sectores privados, Colegio Nacional de Abogados, y sectores sindicales, elegirá una una terna producto de un proceso de selección lo más objetivo posible. 

En cuanto al clientelismo, destacó que este aumenta en la medida que se disminuye la circunscripción electoral. “Si se aumenta el tamaño del circuito el clientelismo disminuye”, por lo que trabajaron esto en el proyecto de reformas a la Constitución.

Además, proponen que los candidatos a cargos de elección popular puedan correr a un solo puesto y no a varios como es en la actualidad. Asimismo, que los diputados solo puedan ser reelectos una sola vez.

Tampoco podría ser candidato quien haya sido condenado por delito doloso. La actual Constitución detalla que no puede ser candidato si su condena ha sido mayor a 5 años.

Entre los métodos para reformar, está hacerlo a través de dos asambleas, entre la entrante y la saliente, o a través de una asamblea con dos legislaturas.

Detallaron que de ser por dos legislaturas en el Gobierno de Laurentino Cortizo, podría hacerse con la que inicia 1 de junio y termina el 30 de octubre y la del 1 de enero, que terminaría el 30 de abril. Posteriormente, se haría una consulta popular, mínimo 3 y 6 meses después de la segunda aprobación. Lo que representaría aproximadamente 2 años de procesos para reformar.

Por su parte, de la Guardia dice que “si logramos que ese paquete de reformas sea revisado y aprobado por esta asamblea, sería ratificado por la asamblea que entra el 1 de julio y podríamos tener reformas en 90 días”.

Ambos concuerdan en que este Gobierno, puede “salir por la puerta grande” a través de esta inspiración patriótica de reformar. Para de la Guardia, es un tema de país y de legado. “Varela pudiese ser recordado como el que dejó reformas a la Constitución... también sería el legado que dejaría esta asamblea, que ha sido altamente cuestionada”, puntualizó instando al actual Gobierno a formar parte de estas reformas, basándose en que esta ha sido la manera en la ha funcionado en los últimos 30 años.

“Si esta asamblea tuviera la inspiración patriótica de abrirse una puerta de salida más ancha, yo no voy a entrar en una discusión de si el padre de la creatura lo considero ilegítimo o no. ¿Por qué castigar al producto si el producto es bueno?”, acotó Castulovich.

“No hay constitución perfecta” y “no podemos perder esta oportunidad, ni esperar 5 años más”, fueron las conclusiones de Castulovich y de la Guardia.

Cabe destacar que la última palabra la tiene el Plenario de la Concertación. Una vez lleguen a un consenso, ese proyecto es el que se le entrega al presidente de la República.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida