La destreza y el ingenio de estudiantes indios y españoles se puso a prueba en un duelo bajo el agua con sus prototipos de submarinos, que lograron llegar a la final de un concurso universitario que les puede abrir las puertas del mundo empresarial.