Facebook, Twitter, YouTube, etc se han convertido en armas indispensables para toda campaña electoral en Estados Unidos. Para los republicanos estas plataformas permiten seducir a los jóvenes, aunque sus ideas no lleguen de la mejor forma cuando se comunican por internet.