La ciencia pura, cuyo principal fin es ensanchar el conocimiento básico de la naturaleza, corre el riesgo de convertirse en el patito feo de la investigación si los gobiernos sólo priorizan las aplicaciones tecnológicas e industriales destinadas a cubrir las crecientes necesidades humanas.