EFE

Bill Kochevar tiene 56 años. Hace ocho sufrió un accidente en bicicleta que dañó gravemente su médula espinal y lo dejó tetrapléjico. Desde entonces perdió la movilidad de su cuerpo hasta ahora, que ha vuelto a comer solo gracias a unos implantes conectados a su cerebro desarrollados por investigadores de la Universidad Case Western Reserve, de Cleveland (EEUU), según publica la revista The Lancet.