Béisbol -  27 de enero 2021 - 21:01hs

Cooperstown podría tener más votaciones en blanco

No es un fenómeno frecuente el que un proceso de votación de los cronistas de béisbol culmine sin nadie elegido para el Salón de la Fama.

El resultado de la votación para 2021 es apenas el cuarto en los últimos 50 en el que ninguno de los candidatos pudo alcanzar el porcentaje mínimo necesario para ser exaltado.

En el pasado, un resultado en blanco por parte de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA) dio paso a nuevos miembros del museo de los inmortales en Cooperstown al año siguiente.

Por ejemplo, tras la consulta de 2013 — el antecedente más inmediato de un resultado nulo — el Salón de la Fama recibió a Greg Maddux, Tom Glavine y Frank Thomas.

Lo ocurrido en 2013 fue una excepción a la regla. Después de todo, el jurado de la prensa ha elegido a un contingente de 22 peloteros entre 2014-20.

Tal vez sea aconsejable no hacerse muchas ilusiones con respeto al próximo proceso electoral... y con el siguiente también.

En los resultados para 2021, que fueron anunciados la noche del martes, Curt Schilling fue quien estuvo más cerca al ser seleccionado en el 71,1% de las papeletas, quedándose corto por apenas 16 votos de conseguir el 75% necesario para la exaltación. Barry Bonds (61,8%) y Roger Clemens (61,6%) fueron los siguientes con más votos.

Los tres llevan nueve años consecutivos en la papeleta y la próxima será su última oportunidad.

Tan cerca y a la vez tan lejos.

Los números de Schilling si acaso registraron un avance — el año pasado se quedó corto por 20 votos.

El pitcher derecho con memorables actuaciones de postemporada ha irritado a un segmento de los votantes por su conducta en años recientes, sobre todo por mensajes incendiarios en las redes sociales, contra extremistas musulmanes, personas transgénero y periodistas.

Tras conocerse el resultado, Schilling respondió con una nota en Facebook pidiéndole al Salón de la Fama que retire su nombre en la próxima elección.

La presidenta de la junta directiva del Salón, Jane Forbes Clark, prometió “considerar la solicitud en nuestra próxima reunión”.

A juicio de la BBWAA, Schilling debe permanecer en el proceso.

“La solicitud de Schilling, de renunciar a la papeleta quebranta el reglamento estipulado por la junta directiva del Salón de la Fama”, recalcó la BBWAA en un comunicado en el que instó a que se rechace el pedido.

Teóricamente estar tan cerca del 75% es precursor de la exaltación, como ocurrió con Craig Biggio tras el resultado de 2013. Fue el que más apoyo recibió con 68.2% y al siguiente año se quedó corto por apenas dos votos hasta que finalmente rompió la barrera en 2015.

Pero las circunstancias de Schilling son distintas.

En un momento en que los movimientos a favor de la justicia social están derivando en una mayor atención sobre los casos de delitos sexuales y desigualdad racial, la evaluación del carácter cobró más importancia durante el presente ciclo electoral.

Días después que había vencido el plazo para votar, Schilling defendió a la turba que a inicios de este mes invadió el Capitolio en la jornada en que se oficializó el triunfo del presidente Joe Biden durante las elecciones de noviembre.

Omar Vizquel había ido subiendo paulatinamente en sus primeros tres años de elegibilidad, pero se encontró con un retroceso en el cuarto, de 52,6% a 49,1%. En diciembre, la esposa del torpedero venezolano que ganó 11 Guantes de Oro le denunció por violencia doméstica.

Bonds y Clemens parecen irremediablemente estancados, ambos marcados por las sospechas de dopaje al final de sus carreras.

LOS QUE SIGUEN

La próxima papeleta tendrá a Alex Rodríguez y David Ortiz por primera vez. Ambos dominicanos podrían encontrarse en las mismas que Bonds y Clemens.

A-Rod fue suspendido para toda la temporada de 2014 por quebrantar el reglamento antidopaje. El diario The New York Times reveló en 2009 que el nombre de Ortiz apareció entre los jugadores que dieron positivo en 2013 en una sondeo para determinar cuán grave era el consumo de esteroides en las Grandes Ligas.

Salvo un cambio radical de la postura del electorado sobre el uso de sustancias para mejorar el rendimiento, es muy posible que la BBWAA baje otra vez el pulgar el año próximo.

Y algo similar se antojaría para 2023, el primer año de elegibilidad para Carlos Beltrán. Al retirarse, el jardinero puertorriqueño tenía credenciales impecables para una exaltación expedita, pero acabó implicado en el escándalo de robo de señales de los Astros de Houston — algo que le costó el puesto de manager de los Mets de Nueva York si haber dirigido un solo juego.

EL CASO DE BIG PAPI

Pese a los cuestionamientos por dopaje, Ortiz se retiró gozando de inmensa popularidad, todo un ídolo en Boston por ser parte de la conquista de tres campeonatos de la Serie Mundial. El bateador designado también arengó a la ciudad en abril de 2013 tras el atentado terrorista en el maratón de Boston.

Todo puede pasar con “Big Papi”, un resuelto apoyo inicial o resistencia

ROLEN AVANZA

Si hay alguien que salió bien parado tras la votación, es el que quedó cuarto.

El tercera base Scott Rolen logró el repunte más importante, de un 35,3% a 52,9%, algo más de 17 puntos porcentuales.

Le quedan seis años más de elegibilidad y ha quedado como el candidato mejor posicionado para ser exaltado en los próximos años.