Imagen proporcionada por la NASA que muestra a la sonda Cygnus acoplada al Canadarm cuando pasó por el Océano Índico en su recorrido hacia la Estación Espacial Internacional, a la que llegó el domingo

Agencia AP

CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP). El nuevo servicio de envíos de la NASA entregó su primer cargamento en la Estación Espacial Internacional (EEI), lo que significa un triunfo para las firmas comerciales que tienen como meta enviar a humanos al espacio.

Cygnus, la nave no tripulada de carga de la empresa Orbital Sciences Corp. llegó al laboratorio espacial con una carga de media tonelada de comidas y golosinas para los astronautas que asistieron al festín.

Publicidad

Fue el vuelo inaugural de la cápsula y contiene más de media tonelada de alimentos, ropa y otros pertrechos para los seis astronautas.

"Todo el mundo está muy entusiasmado", dijo por radio el Control de Misión. Los equipos en tierra describieron el logro como "épico" y "espléndido".

Fue una empresa notable en un recorrido espacial de 416 kilómetros (260 millas).

Con un acoplamiento suave, Orbital Sciences, una compañía de Virginia, se convirtió en apenas la segunda que entrega un cargamento tan extenso. La empresa de California SpaceX fue la primera en lograrlo.

Tanto funcionarios de la NASA como representantes de la Casa Blanca dijeron que este es un día histórico.

"Fue un trabajo muy impresionante, no podría estar más feliz o más orgulloso", dijo Alan Lindenmoyer, gerente de la NASA que supervisa este esfuerzo comercial.

Este festejo tardó una semana en completarse. El Cygnus, nombrado así en honor a la constelación del cisne, debió llegar el domingo pasado, cuatro días después de su lanzamiento en Virginia el 18 de septiembre. No obstante, una discrepancia en los datos de navegación entre la cápsula y la estación provocó frustrante alejamiento de la nave.

Los controladores de Tierra hicieron una sencilla reparación del software pero el Cygnus tuvo que esperar a que una nave rusa llevara a tres nuevos astronautas a la EEI.

La espera provocó gran inquietud, dijo el vicepresidente ejecutivo de Orbital Sciences Frank Culbertson. Finalmente, la paciencia de la empresa fue recompensada con un acoplamiento perfecto.

En el centro de control se escucharon aplausos cuando el astronauta italiano Luca Parmitano sujetó al Cygnus con el brazo robot de la estación. Después la cápsula fue almacenada en un lugar seguro del laboratorio, donde permanecerá encerrada hasta el lunes por la mañana, entonces los seis astronautas entrarán a la cápsula para desempacar el botín.

El éxito de la misión significa que Orbital Sciences puede comenzar el cobro del contrato firmado entre la NASA y la compañía para más envíos que tiene un importe de 1.900 millones de dólares. La próxima entrega podría completarse en navidad.

La operación del domingo culminó años de esfuerzos por Orbital Sciences, que fue contratada por la NASA junto con la firma californiana Space Exploration Technologies Corp. para abastecer a la estación espacial en la era post transbordador.

SpaceX ha estado lanzando sus naves de suministros, llamadas Dragon, desde hace más de un año. Está trabajando además en una cápsula tripulada que transportaría a astronautas estadounidenses a la EEI, en lugar de que tengan que depender de cohetes rusos.

A diferencia de la SpaceX Dragon que puede regresar a la Tierra, la Cygnus está diseñada para quemarse al reingreso. Una vez descargados sus 590 kilogramos (1.300 libras) de alimentos, ropas y otros suministros, la cápsula será cargada de basura y soltada a finales de octubre. Así terminan también las cápsulas rusas, europeas y japonesas de suministros: como latas de basura que se autodestruyen.

Tanto Parmitano como el Control de Misión rindieron tributo al difunto astronauta a quien está dedicada la cápsula: G. David Low. Low voló tres veces en transbordadores espaciales, tras lo cual se fue a trabajar para Orbital Sciences en este nuevo proyecto. Falleció de cáncer en 2008 a los 52 años.

John Holdren, asistente del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para ciencia y tecnología, dijo el domingo que el éxito avala la política del presidente de concentrar a la NASA en la exploración del espacio y dejar el envío de carga y astronautas en manos de la industria privada.

Publicidad