Javier Bardem y Penélope Cruz

Showbiz

Los actores Javier Bardem y Penélope Cruz no solo forman uno de los matrimonios más estables y mediáticos de la industria cinematográfica, sino que también se han destacado a lo largo de los años por la intensa química que ambos desprenden en la gran pantalla cuando les toca trabajar juntos, lo que les convierte en una pareja ideal también en el plano puramente interpretativo.

Sin embargo, como ha explicado ahora el oscarizado intérprete a su paso por el programa de televisión 'El Hormiguero', la profesionalidad y los meses de ardua preparación con los que los dos artistas afrontan sus respectivos personajes, especialmente en su última cinta 'Loving Pablo', ejercen un impacto más que significativo en su vida en común, hasta el punto de que en ocasiones persona y personaje se confunden irremediablemente.

Publicidad

Y es que en la mencionada película, Bardem y Penélope dan vida nada menos que al narco más poderoso e implacable de la historia de Colombia, el ya fallecido Pablo Escobar, y a su amante más conocida, la periodista Virginia Vallejo, quienes mantuvieron un mediático romance no exento de disputas y caracterizado en ocasiones por el trato tan cruel que el uno le dispensaba a la otra.

"Era una escena muy difícil, y además era una escena larga, con mucha carga [dramática]. Yo, antes de rodarla, le dije a Penélope que lo que iba a pasar nada tenía que ver conmigo", reveló el actor sobre una de las secuencias más duras del filme que está a punto de estrenarse en España, que incluso le obligó a prevenir a su esposa sobre lo que iba a suceder.

Pese a que ha preferido no dar más detalles sobre lo que acontece en la citada escena, aunque es previsible que contenga varias muestras de violencia física o verbal, lo que no ha dudado en hacer público el artista es la reacción que, una vez en casa tras poner fin a la jornada de trabajo, tuvo Penélope al ver todavía en los ojos de Bardem el alma "maligna" de Pablo Escobar.

"Me dijo: 'Quítate el bigote y vete a dormir al salón'. No quería verme más", ha revelado el artista para dejar patente la envergadura del golpe emocional que se llevó la de Alcobendas.Pese al nocivo -pero afortunadamente efímero- efecto que ejerció en ellos tener que ponerse en la piel de dos personajes tan controvertidos y recrear el tóxico vínculo que les unió en su momento, Bardem no se arrepiente en absoluto de haber proyectado en la gran pantalla una versión lo más fidedigna posible del "monstruo" que puso en jaque a todo un estado y aterrorizó a buena parte del país, una imagen alejada en su opinión del "glamour" con el que tradicionalmente le ha tratado Hollywood.

"Otros trabajos que se han hecho sobre él lo han glamourizado y este señor era un monstruo. Cuando ves cómo trata a la mujer que tiene la lado es cuando le ves como un ser maligno", ha explicado en la misma conversación sobre el enfoque que Fernando León de Aranoa, director y guionista del filme, quiso darle a la trama.

Publicidad