Carol Burnnett, premio honorífico a la carrera en TV de los Globos de oro. Foto/AFP

EFE

La actriz Carol Burnnett, una leyenda de la pequeña pantalla en Estados Unidos, recibió hoy el primer premio honorífico a la carrera en televisión que entregan los Globos de Oro y lo dedicó a todos los que le ayudaron a que su sueño se hiciera realidad y a los que comparten su amor por ese medio.

Burnnett subió al escenario entre los aplausos en pie del auditorio y en su breve discurso de agradecimiento arrancó risas de todos los presentes.

Publicidad

La actriz, comediante y cantante se hizo especialmente popular en Estados Unidos con el programa de variedades "The Carol Burnnett Show", que se mantuvo en antena durante una década entre los años sesenta y setenta.

Un programa que medio siglo después "sigue llegando a la gente y eso me hace sentir muy orgullosa", señaló Burnnet, quien aseguró que hoy no podría hacerse algo similar, pues "el coste sería prohibitivo".

Vestida de negro con una chaqueta en tono tierra con brillos y vivos en las mangas y el cuello en marrones y negros, Burnnett hizo hincapié en su amor por la televisión.

Cuando era pequeña le fascinaba que "las estrellas de la pantalla podían hacer que la gente riera o llorara o ambas cosas" y ella soñaba con que "quizás un día pudiera hacer lo mismo y esos sueños se hicieron realidad".

"Todos los que hemos tenido la suerte de trabajar en televisión hemos tenido la oportunidad de hacer algo único y especial, hemos tenido esa oportunidad de tener un lienzo donde pintar con nuestro talento para hacer reír o llorar a la gente", dijo Bunnet entre aplausos.

La actriz se mostró varias veces sorprendida por el premio y, sobre todo, porque desde ahora llevará su nombre. "Es una pasada", aseguró".

El premio fue presentado por el actor y humorista Steve Carrell, que fue el primero en arrancar las risas del público cuando comenzó a presentarlo como si se tratara de uno galardón más e incluyó en la lista de nominados a Christian Bale, Charlize Therone, Antonio Banderas y la propia Burnnett que esperaba con los dedos cruzados y cara de gran emoción y nerviosismo.

Carrell aseguró que la homenajeada "está a la altura de todas las expectativas que tienes cuando piensas en Carol Burnnett, es divertida, es amable, es buena persona, es una de las personas más adoradas, respetadas y queridas del 'show business'. Se dice que hace que Tom Hanks sea gilipollas", dijo entre las risas de los presentes.

El objetivo de la organización es convertir este galardón en una distinción similar al premio Cecil B. DeMille Award, que cada año se entrega en los Globos de Oro a una gran personalidad del cine y en esta edición recibirá Jeff Bridges.

Publicidad