Melanie Griffith

Showbiz

La actriz Melanie Griffith es una de las ciento cincuenta personalidades que han colaborado en un libro dedicado a la memoria del director de cine Mike Nichols, a cuyas órdenes trabajó en "Working Girl": conocida como "Armas de mujer" en España y "Secretaria ejecutiva" en Hispanoamérica.

Curiosamente la estrella de Hollywood ha elegido compartir una anécdota para reflejar el carácter y la profesionalidad del cineasta que no la deja precisamente en buen lugar. En 1988, cuando rodaron la película que le valió su primera y hasta la fecha única nominación al Óscar, ella se había dejado arrastrar por la escena nocturna de Nueva York "repleta de tentaciones como la cocaína", y uno de los días de rodaje se presentó en el set claramente borracha.

Publicidad

"Mike estaba tan enfadado conmigo que ni siquiera me dirigía la palabra. Envió a Mike Haley, el primer asistente de dirección, a que me dijera: 'Vamos a cancelarlo. Vete a casa'. En ese momento supe que estaba en un aprieto'", ha recordado Melanie en una entrevista concedida a Ash Carter y Sam Kashner, los autores del libro.

"A la mañana siguiente me invitó a desayunar y me dijo: 'Esto es lo que va a suceder. Vas a pagar los costes de cancelar una jornada de trabajo de tu propio bolsillo y a cambio no te denunciaremos ante el estudio, pero tendrás que cubrir las pérdidas que ocasionaste'. Eran 80.000 dólares".

El único aspecto positivo de aquella experiencia es que tres semanas más tarde la actriz, que acababa de separarse de su segundo marido Steven Bauer, decidió buscar ayuda profesional e ingresó por primera vez en rehabilitación, algo que volvería hacer tanto en 2000 como en 2009 para seguir trabajando en mantenerse sobria.

Publicidad