Charlize Theron

SHOWBIZ

Aunque a día de hoy nadie pondría en duda sus habilidades para las secuencias de acción y, en general, aquellas más exigentes en el plano físico, lo cierto es que en el año 2003 Charlize Theron sufrió una experiencia, en sus propias palabras, "insultante" y "sexista" a cuenta del entrenamiento al que debían someterse todos los protagonistas del remake de la mítica cinta 'The Italian Job', entre los que también destacan Mark Wahlberg y Edward Norton.

La estrella sudafricana, ganadora en 2004 del premio Óscar a la mejor actriz protagonista por la aclamada 'Monster', ha revelado que ella tuvo que recibir más clases de conducción 'temeraria' -imprescindible para la trama de la película- que sus compañeros masculinos y solo por el hecho de que era mujer, con los prejuicios y clichés que todo ello acarrea.

Publicidad

"La verdad es que fue un proceso muy injusto, había mucha presión para asegurarse de que esas escenas salían a la perfección. Yo era la única mujer de un grupo de chicos y recuerdo perfectamente el día en que recibí los horarios para los trabajos de preproducción. Fue insultante y sexista que a mí me impusieran seis semanas más de entrenamiento con vehículos que a mis compañeros", ha explicado a su paso por la Comic-Con 'virtual' que se celebró el pasado fin de semana.

En el fondo, la intérprete se congratula de haber adquirido más experiencia que los citados Norton y Wahlberg con esos Mini Cooper tan simbólicos del filme y, sobre todo, de haber presenciado cómo este último llegó a padecer fuertes náuseas con todas las piruetas y acrobacias a las que fueron sometidos dentro del vehículo.

"Creo que ese agravio comparativo me dio fuerza y motivación para superarles. Me puse como objetivo hacer todo lo posible para demostrar que podía ser mejor. Y recuerdo claramente que Mark Wahlberg, en medio de uno de nuestros entrenamientos, tuvo que parar para vomitar después de dar tantos giros de 360 grados", ha bromeado la intérprete en la misma conversación y sin ocultar un punto de satisfacción en sus palabras.

Publicidad