EFE

Decenas de miles de bailarines muestran la riqueza folclórica boliviana en La Paz en devoción al Señor Jesús del Gran Poder y esperan que la Unesco declare la fiesta como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.