El ingreso de unidades de transporte panameñas vacías solo se permitirá en tránsito de frontera a frontera y a los camiones panameños tampoco se les permitirá cargar mercancía en Costa Rica.

EFE

El Gobierno de Costa Rica informó este lunes que impedirá a los camiones panameños la carga de producto en el país, como medida recíproca al trato que están recibiendo los transportistas costarricenses.

Esta decisión fue anunciada hoy por el Ministerio de Comercio Exterior tras alcanzar un acuerdo con la Cámara Costarricense de Transportistas Unitarios, que en los últimos días había estado exigiendo una medida recíproca hacia Panamá.

Publicidad

El ministerio instó a la Dirección General de Aduanas a que a partir del martes 14 de julio "los transportistas de carga internacional terrestre que conduzcan unidades de transporte con placas panameñas, únicamente puedan ingresar hasta las instalaciones de un depositario aduanero o de una empresa debidamente autorizada, donde solo podrán descargar mercancías".

La resolución agrega que el ingreso de unidades de transporte panameñas vacías solo se permitirá en tránsito de frontera a frontera y a los camiones panameños tampoco se les permitirá cargar mercancía en Costa Rica.

La ministra de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez, dijo que su país busca que "los transportistas costarricenses se les dé las mismas oportunidades que a los demás" y que en el caso de Panamá esto no ocurre, por lo que el Gobierno ha decidido aplicar "el mismo trato".

"Lamentablemente esto encarece el costo y baja la competitividad de la región, pero no hemos logrado que los vecinos países eliminen esos tratos desiguales", declaró Jiménez.

El Gobierno costarricense aseguró que impulsará un "diálogo constructivo" a nivel centroamericano para garantizar los flujos comerciales y las medidas sanitarias ante la pandemia de la COVID-19.

Desde mayo pasado el transporte de carga ha experimentado problemas para el tránsito debido a medidas sanitarias y restrictivas aplicadas por Costa Rica frente a la pandemia, que fueron rechazadas por el resto de vecinos de la región.

Costa Rica comenzó aplicando la prueba de la COVID-19 a todos los transportistas centroamericanos, lo que aumentó los tiempos de espera en las fronteras, y tras detectar cerca de 40 casos positivos en los conductores extranjeros estableció restricciones para su ingreso.

Tras varios días de protestas de camioneros y de medidas recíprocas en la región, Costa Rica aceptó a finales de mayo una flexibilización de las medidas.

En la actualidad, Costa Rica no aplica las pruebas de COVID-19 a los transportistas, permite el ingreso de camiones que se dirijan a almacenes fiscales y empresas autorizadas, mientras que los que transitan desde la frontera con Panamá (sur) hacia la frontera con Nicaragua (norte) o viceversa, se movilizan en caravanas escoltados por la policía.

Publicidad