En una nota Sacyr explica que su "sólida posición financiera" le permitirá atender la parte que le corresponda del resultado del laudo

EFE

Sacyr ha asegurado este domingo que mantiene su estrategia empresarial y sus planes de crecimiento tras el laudo emitido el viernes por la Cámara Internacional de Comercio (ICC), que establece que el grupo GUPC al que pertenece la constructora deberá devolver 206 millones de euros a la Autoridad del Canal de Panamá.

En una nota remitida este domingo, Sacyr explica que su "sólida posición financiera" le permitirá atender la parte que le corresponda del resultado del laudo, "sin comprometer sus proyectos actuales ni su plan de crecimiento futuro".

Publicidad

El laudo responde a la reclamación efectuada por el consorcio GUPC (Grupos Unidos por el Canal) sobre la composición del basalto y la fórmula del hormigón utilizado para la construcción del tercer juego de esclusas del Canal, un proyecto que concluyeron en mayo de 2016 tras siete años de trabajo.

El consorcio GUPC deberá devolver en torno a 240 millones de dólares (206 millones de euros) a la Autoridad del Canal de Panamá después de la decisión del ICC, que contradice la resolución anterior del DAB (Dispute Arbitration Board) que reconoció 265 millones de dólares al consorcio.

Sacyr es propietaria del 41,6 % de GUPC, por lo que le corresponderá devolver en torno a 84 millones de euros.

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), formado por Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, se adjudicó en 2009 el contrato de diseño y construcción de las nuevas esclusas (inauguradas en junio de 2016) por 2.740 millones de euros (3.118 millones de dólares), aunque el coste final resultó ser mucho más alto, lo que dio lugar a las citadas reclamaciones.

Publicidad