DUBAI Entretenimiento -  16 de diciembre 2013 - 09:44hs

Eva Longoria saca el lado menos exótico de Dubái

Aunque la actriz de 'Mujeres Desesperadas' fue este sábado la flamante anfitriona de una nueva edición de la Global Gift Gala -el movimiento solidario que consiste en recaudar fondos a través de lujosas cenas- la artista no quiere que la iniciativa humanitaria impulsada por su fundación se vea eclipsada por la sofisticación y el glamour que derrochan semejantes eventos.

Tanto es así, que Eva Longoria justifica la elección de Dubái como escenario de la gala haciendo hincapié en las desigualdades que se viven en el famoso emirato, lo que contrasta con la imagen de exclusividad que, a través de eventos deportivos internacionales o construcciones faraónicas, ofrece esta ciudad ante los ojos de la opinión pública mundial.

"Creo que mucha gente tiene una concepción errónea o simplificada de Dubái, y por eso mismo nos animamos a celebrar la gala aquí. No tiene nada que ver con los hoteles y restaurantes maravillosos que tiene esta ciudad, sino con el hecho de que mucha gente en Dubái necesita ayuda para sobrevivir todos los días. Hay mucha gente en riesgo de exclusión y con pocos ingresos, por lo que queremos recaudar fondos para emprender proyectos de asistencia", explicó la actriz de origen mexicano al portal de noticias Albawaba.

Además de ensalzar las buenas causas que la llevan a exhibir sus mejores vestidos en la Global Gift Gala, Eva Longoria presume de los buenos amigos que la suelen acompañar en este tipo de actos, como la diseñadora Victoria Beckham -presente en la reciente cena de Londres- o el popular cantante Ricky Martin, quien recibió en la gala de Dubái un premio especial por su incesante lucha contra la explotación infantil.

"Es un privilegio rendir homenaje a uno de mis mejores amigos, una persona a la que, además, admiro y respeto por su incansable compromiso con los más necesitados, y en especial con aquellos niños que sufren abusos de todo tipo en el mundo", afirmaba Eva antes de invitar a Ricky a subir al escenario para recibir el galardón.

La profunda amistad que existe entre dos de los representantes más destacados del colectivo hispano en Estados Unidos no solo se entiende por su afición a los proyectos filantrópicos, sino por su apoyo incondicional a la política social del presidente estadounidense Barack Obama. Los dos artistas se involucraron activamente en la campaña que llevó al mandatario a la reelección, e incluso se lanzaron a la carretera para convencer personalmente a los votantes de que volvieran a apoyarlo.