Álvaro Alvarado

Militza Palma, alcaldesa encargada de Arraiján, dijo que encontró un Municipio en quiebra, hace dos meses, cuando asumió el control. Desde juntas comunales y funcionarios que no habían cobrado desde 2018, deudas por más de un millón de dólares, botellas, dobre facturación y mal manejo de los fondos de la descentralización, fueron algunas de las irregularidades que mencionó.