Ximena Duque

ShowBiz

La actriz Ximena Duque se ha volcado en su fe religiosa para lidiar con el duro momento que está atravesando tras poner punto final a su relación con Carlos Ponce después de seis años debido a que él no se planteaba siquiera la posibilidad de pasar juntos por el altar en un futuro. "Mientras el mundo nos dice: 'Después de la tormenta viene la calma'; Dios nos dice: 'Yo soy la paz en medio de la tormenta'", recordó la intérprete a todos sus seguidores de Twitter. Fueron precisamente sus creencias religiosas las que le empujaron a seguir caminos separados con Carlos para "hacer la voluntad de Dios".

"Como mujer y como mamá, como cristiana, nunca debí salir de mi casa sin haberme casado", explicaba la intérprete a People en español en la entrevista exclusiva para anunciar su ruptura con Carlos.Una de las principales preocupaciones ahora de la colombiana es mantener la estabilidad tanto de su hijo, Cristian (11), como de los hijos de Carlos -Giancarlo (16), Sebastián (14) y las gemelas Savanna y Siena (13)-, fruto de su fallido matrimonio con Verónica Rubio, asegurándose que los pequeños continúan en contacto.

Publicidad

"Ellos se hablan. Son lazos que cómo puedes romper. Mi mamá quiere muchísimo a Carlos. La mamá de Carlos me quiere mucho y yo la adoro. Va a ser difícil. Creo que la familia de Carlos llegó a mi vida para quedarse. En esos seis años hicimos una familia. Me hicieron parte de ellos", asegurabaAdemás, la ya expareja compartirá la 'custodia' del perro familiar, Oreo, que adoptaron para sus hijos cuando aún vivían juntos.

"El perro es nuestro divorcio. Tiene que ir un fin de semana allá y otro acá. Yo me fui con el perro y le dije a Carlos: 'No te preocupes, cuando los niños estén contigo el perro va para tu casa'. Ahora el perro se fue con Carlos. Le dije: 'Quédate con él cuando yo esté en Los Ángeles porque no lo puedo cuidar'", añadía Ximena.

Publicidad