Enrique de Gales, en una foto de archivo

Showbiz

La relación sentimental que el príncipe Enrique de Gales mantiene desde hace meses con la actriz Meghan Markle ha revolucionado de tal forma la crónica social internacional, que no sorprende que todas las miradas estuvieran puestas sobre la pareja con motivo de su asistencia en Jamaica a la boda de uno de los mejores amigos del nieto de la reina Isabel II, Tom Inskip, con Hon Lara Hughes-Young.

Si su objetivo era pasar desapercibido durante el convite, al igual que suele hacer en otros aspectos de su vida privada, el hermano del príncipe Guillermo habría fallado estrepitosamente tras verse envuelto supuestamente en un pequeño accidente con una camarera que acabó con varias copas rotas en el suelo.

Publicidad

Con el afán de demostrar sus aptitudes para el baile al ritmo de la canción 'Billie Jean' de Michael Jackson, el hijo pequeño de Lady Di habría querido deleitar al resto de invitados con una recreación del mítico 'Moonwalk' que popularizó el rey del pop, sin ser consciente de que la coreografía sería poco después la causa de una de las anécdotas más divertidas de la noche.

"Estaba bailando hacia atrás cuando chocó con una camarera que llevaba una bandeja llena de copas y las tiró al suelo. Enrique se la quedó mirando sorprendido, le puso la mano en el hombro y se disculpó", reveló una fuente al diario The Sun sobre cómo habría ocurrido el suceso que robó momentáneamente el protagonismo a los recién casados.

A pesar de este embarazoso acontecimiento, el príncipe habría disfrutado de una fiesta inolvidable la noche del viernes en el Round Hill Hotel de Montego Jay, donde se celebró el convite y durante el cual no habría tenido reparo alguno en mostrarse afectuoso con la intérprete de 'Suits' ante todos los asistentes.

"Meghan y Enrique estuvieron besándose constantemente y bailaron juntos. Todo el mundo estaba bebido", detalló la misma fuente, dejando entrever que el encontronazo fortuito con la camarera estaría ligado a una alta ingesta de alcohol.

La presencia de la guapa pareja en el enlace ha vuelto a despertar los rumores sobre la posibilidad de una nueva boda en el seno de la realeza británica, ya que Enrique tendría claro que la actriz, con la que inició una estable y mediática relación en junio del año pasado, es la mujer de su vida y la madre ideal para sus hijos.

"Creo que Enrique le pedirá matrimonio cuando se aproxime el aniversario de su primera cita, así que estarán comprometidos antes del verano. Han hablado sobre el futuro y cómo ven una vida juntos. Los dos quieren tener niños y han comentado cómo serían como padres. Para los dos, esto va en serio", revelaba a Us Weekly una fuente cercana al príncipe hace unos días.

Publicidad